La firma alemana Schmidttakahashi nos permite saber de dónde viene y a dónde irá nuestra ropa.

Schmidttakahashi surgió en Alemania en el año 2010 con clara tendencia a la innovación. A pesar de los cambios que la moda experimenta casi cada año desde comienzos de siglo, (sobre todo por su camino paralelo a las revoluciones tecnológicas), que aquel año nos dijeran que una nueva firma despuntaba diseñando a partir de ropa usada, no dejó de sorprendernos. Algunos no les daban más que el crédito de la novedad; pero ahí siguen.

Ahí siguen, ¡y de qué manera!, las modistas berlinesas están ahora en boca de todos con los códigos QR para sus prendas. El descoloque inicial de ¿para qué?, suele venir acompañado, en la mayoría de los casos, por un ah, qué genial!. Es decir, que vuelven a dar en el clavo.

Se trata de adaptar el código a cada prenda, ya de por sí única, para poder conocer datos como de dónde viene, quién lo donó, qué se le hizo, … Todos nos preguntamos muchas veces, en nuestra ansia por ser mejores, la pregunta de ¿quién habrá hecho este pantalón? ¿respetará todos mis cánones éticos? Ahora, gracias estas jóvenes alemanas ya podemos saber la intra-historia de nuestras prendas.

Además, y por si fuera poco, los antiguos propietarios también pueden saber qué fue de aquel pantalón que tanto le gustaba y desechó por talla, por ejemplo. Un elemento emotivo que, admitámoslo, nos suele ocurrir con determinadas prendas; esas que tantas buenos ratos nos acompañaron y lucieron.

Así pues, una de las marcas que crean con desperdicios sigue su andadura y nos alegramos, puesto que como se dice últimamente, ya se sabe, la moda ha de ser sostenible o, de lo contrario, no será.

¿Te ha gustado? Conoce You Are Unicorn

This post is also available in english