Un mes después del adiós de Kate Spade, sigue la controversia sobre su desaparición.

El pasado 5 de Junio nos dejaba la genial diseñadora Kate Spade. La noticia, que sorprendió a todos, convulsionó el mundo de la moda. Aunque por todos era conocida la depresión de la estadounidense, su suicidio cogió por sorpresa a propios y extraños. Desde el principio, la policia barajó la hipótesis del suicidio que se confirmo enseguida con la salida a la luz de la carta de despida que la modista dejaba a su hija Frances Beatrix.

El día después de su fallecimiento, la hermana de Kate, Reta Brosnahan, dejaba entrever en unas polémicas declaraciones, que lo ocurrido no llegaba a sorprenderle, lo que significó una verdadera revolución en la familia y en los seguidores de la diseñadora, que, al parecer, no compartían esa visión.

Todo apunta a que la depresión en la que se veía inmersa la norteamericana desde hacía, al menos cuatro años, venía motivada por la ruptura sentimental con su pareja, Andy Spade, quien, según las declaraciones de su hermana, también había intentado incentivarla a recibir ayuda profesional junto a esta.

Quizá, dicen los más allegados, su depresión se viera agravada los últimos tiempos por la petición expresa de su ex marido para la obtención del divorcio formal. Parece que este será otro de esos grandes sucesos del mundo de la moda en que siempre habrá diferentes versiones y opiniones.

Nosotros, en cualquier caso, tan solo queremos dar nuestro adiós a una de las más grandes diseñadoras de este siglo y nuestro más sincero pésame a familiares y fans, entre los que nos encontramos.

¿Te ha gustado? Conoce You Are Unicorn

This post is also available in english