El grupo Cortefiel cambia de nombre como estrategia de acercamiento a la moda premium.

Que Cortefiel lleva tiempo en crisis no es noticia para nadie en el mundo de la moda. Y que gracias a algunas de sus firmas como Women’secret salvaba la cara año tras años, tampoco era un secreto en el sector. Pero que no ha dejado de intentar resurgir de sus cenizas a través de diferentes estrategias, dirigidas por algunos de los nombres más destacables de la moda de este país como Jaume Miquel, es también, más que cierto.

El pasado Martes en el World Congres Reatil que se celebra estos días en Madrid, el propio Miquel nos adelantaba la noticia del cambio de denominación, afirmando que este nuevo nombre funciona en todas las lenguas y que pretende quinientas nuevas aperturas en los próximos cinco años; todo un reto.

Conviene recordar que el grupo, tras su nacimiento a finales del siglo XIX con el nombre de Quirós, mantiene su, hasta ayer más conocida denominación, como Cortefiel; más de setenta años, que se dice pronto, desde el cambio en 1945. El dato no es baladí para darse cuenta de la magnitud de la noticia y de, por qué no decirlo, el riesgo que entraña.

Sin embargo, desde la casa aseguran que se trata de una evolución lógica y que el nuevo nombre reúne conceptos como la grupalidad y las tendencias, muy en la deriva actual de las grandes compañías de moda.

Lo que está claro es que la apuesta del centenario grupo textil va dirigida, sin tapujos, a la irrupción definitiva en la moda asequible no low cost. La empresa es difícil puesto que la gran mayoría de las firmas han entendido hace tiempo que el futuro inmediato pasa por dicho segmento y han puesto rumbo en esa dirección.

Queda por ver si el nuevo logo en azúl será aceptado por los antiguos seguidores de la firma española y conectará con las nuevas generaciones de compradores. La idea es potenciar las cinco marcas del grupo dentro de una matriz renovada.

¿Te ha gustado? Conoce You Are unicorn

This post is also available in english